La termoterapia aplicada en perros

 

La termoterapia es la aplicación de calor sobre el organismo con fines terapéuticos. Hay diferentes formas de aplicar calor sobre el animal: packs de calor, parafango, ultrasonidos, onda corta, infrarrojos, vapor de agua, baños de contraste y, calor húmedo.

Tiene efectos terapéuticos; es antiinflamatorio, antiespasmódico, analgésico, sedante, relajante y, descontracturante.

A nivel celular aumenta el metabolismo, mientras que a nivel de los vasos sanguíneos, actúa produciendo termorregulación que, a nivel local va a producir vasoconstricción breve seguida de una vasodilatación dando lugar a una hipertermia. Además de una reacción vasomotora.

A nivel profundo también se produce una hipertermia. Va a producir una acción refleja como consecuencia de las modificaciones vasomotoras de la aplicación local que van a producir una mejora de la nutrición celular, un efecto antiinflamatorio y analgésico. Bombilla de infrarrojos

Sobre el corazón produce taquicardias y modifica la tensión arterial en aplicaciones locales y si se aumenta su aplicación, produce un aumento de la temperatura del estímulo y disminuye la presión sanguínea con un aumento de volumen.

En la sangre produce una alcalinización del Ph sanguíneo, disminuye la coagulación, la viscosidad de la sangre y, a consecuencia, hay un mayor aporte linfático a los tejidos.

Sobre la piel se produce un aumento de la temperatura, con un aumento de la circulación local y disminuye sensibilidad.

El calor sobre el sistema nervioso aumenta la sensibilidad en aplicaciones de corta durada mientras que si se alarga la duración produce una disminución de la sensibilidad, sedación y analgesia.

A nivel muscular produce una relajación, es antiespasmódico, disminuye la excitabilidad, aumenta la elasticidad de los tejidos y disminuye el tono muscular. Y, sobre el sistema respiratorio, produce un aumento de la frecuencia respiratoria.

Existen una serie de circunstancias en las que no se puede aplicar calor:

    • Animales cardiópatas.

    • En inflamaciones agudas 24-72 horas

    • Animales que presenten hipersensibilidad o incluso reacciones alérgicas

    • Áreas:

      • Heridas abiertas, profundas o infectadas

      • Infecciones locales

      • quemaduras

      • alteraciones de la sensibilidad

      • déficits circulatorios

    • leishmaniosis

 

El calor puede ser aplicado una vez haya finalizado la fase aguda de lesión o cirugía: fracturas, contracturas, tendinitis, luxaciones, etc, o, en casos crónicos como es el caso de animales geriátricos o que presenten osteoartrosis.

Es necesario controlar en todo momento la piel del animal y en el caso de ver la piel muy enrojecida o el animal este molesto, se debe parar el tratamiento. Es necesario colocar alguna toalla entre el animal y el calor nunca colocarlo directo, ya que hay riesgo de producir quemaduras en la piel.


Existen protectores especiales o cinchas para una mejor sujección del hot pack.


Marta Subirats & Toni Ramon 

Fisioterapeutas caninos.



Aceptar
Estamos usando cookies para proporcionarle la mejor experiencia. Si no responde, asumiremos que está de acuerdo.