Crioterapia en Perros

 

 

La crioterapia es la aplicación de frío en el organismo con fines terapéuticos. Esta técnica es muy efectiva en animales que han sufrido un traumatismo: desde un simple golpe o torcedura hasta una intervención quirúrgica.

El frío puede ser aplicado de diferentes formas: cold packs, masajes de frío, baños de inmersión de hielo, baños de contraste, y, sprays o vapores refrigerantes.

Tiene efectos terapéuticos como: analgesia, antiiflamatorio, antiespasmódico, ayuda a la reabsorción del edema, disminuye el metabolismo y la permeabilidad celular.Termoterapia en perros

A nivel de los vasos sanguíneos produce una vasoconstricción seguida de un descenso de la temperatura superficial, volviendo la piel pálida. También disminuye la presión cardíaca y aumenta la presión arterial.


Aplicaciones de corta duración sobre el músculo facilitan la actividad muscular y producen una excitación de este. Si son producidas aplicaciones cortas y repetidas, tienen un efecto de aumento del tono muscular, mientras que, aplicaciones largas producen su disminución. Además ayuda al control del espasmo muscular.

Sobre los nervios aplicaciones cortas son excitantes, mientras que aplicaciones de larga duración van a producir anestesia en la zona de la aplicación, reduciendo la conductividad nerviosa y provocando una sensación de disminución de dolor.

A nivel de la piel disminuye la temperatura superficial y a nivel del sistema respiratorio da un aumento de la tasa respiratoria.


Existen una serie de contraindicaciones en las que nunca debemos aplicar frío:

  • Animales con hipotermia, es decir, con la temperatura corporal más baja de lo normal

  • Animales que presenten hipersensibilidad o incluso reacciones alérgicas, como urticarias, al aplicar el frío

  • Animales con problemas de termorregulación

  • Áreas:

    • con déficit sensorial o lesión de nervios periféricos

    • con compromiso vascular

    • previamente quemadas por el frío

  • Heridas abiertas, profundas o infectadas

  • En animales muy jóvenes, de pequeño tamaño o muy viejos o debilitados

 

Aplicación

El frío puede ser aplicado des del momento en que se produce la lesión o intervención y no debe acceder más de 20 minutos de tratamiento, ya que, aplicaciones largas dificultan la contracción muscular (muerte celular), aumentan el espasmo en casos de espasticidad pudiendo llegar a producir convulsiones.

Es necesario controlar en todo momento la piel del animal y en el caso de ver la piel pálida o blanca, se debe parar el tratamiento. Es necesario colocar alguna toalla entre el animal y el hielo, nunca colocarlo directo, ya que hay riesgo de producir quemaduras en la piel.

A veces es difícil poder aguantar el cold pack o la bolsa de frío sobre el perros sin que se mueva, existen cinchas de neopreno ideales para este fin y otros soportes especiales para las rodillas o otras articulaciones.

 

 

Antoni Ramón Boixaderas

 

Fisioterapeuta de animales

Director técnico de Ortopedia canina?


Aceptar
Estamos usando cookies para proporcionarle la mejor experiencia. Si no responde, asumiremos que está de acuerdo.