¿Pueden ayudar los condroprotectores?

 

La artrosis es el problema de salud más frecuente en perros y también en gatos de cierta edad, el 20% de los perros mayores de un año padece trastornos articulares; más del 95% de los casos se producen en perros de cinco años o más.

 

La cojera es la causa principal de consulta al veterinario de los perros con artrosis, la inmovilidad, el negarse a dar paseos, las dificultades para levantarse, la cojera persistente, rigidez al despertarse y dolor crónico son otros de los signos habituales. Puede desarrollarse gradualmente o aparecer repentinamente a continuación de un traumatismo menor o de un ejercicio excesivo.

 

destrucción cartílago

El dolor se debe a la pérdida de grosor y calidad del cartílago articular, éste se va degenerando llegando a producir la práctica desaparición del mismo, inflamación de la cápsula articular y reacción óssea (osteofitos).

Los condroprotectores son unos complementos alimenticios que favorecen la hidratación y nutrición del cartílago articular.

La composición de los condroprotectores más habituales es Glucosamina, ácido hialuronico y condroitnín sulfato.


La Glucosamina aumenta la síntesis de componentes de la matriz por parte de los condrocitos. La acción sinérgica del Condroitín sulfato y la Glucosamina potencia el efecto a este condroprotector.

El Ácido Hialurónico, contribuye al correcto mantenimiento del líquido sinovial, esencial para recuperar la movilidad articular.

El Condroitín Sulfato es uno de los principales elementos constitutivos del cartílago, junto con el proteoglicano,  confiere al cartílago propiedades mecánicas y elásticas, contribuye a una correcta hidratación del cartílago.

La Vitamina E previene contra la aparición de desórdenes osteocondrales y limita la formación de radicales libres asociados a la artropatía.

 

Los condroprotectores al tratarse de un producto natural y presente en el organismo, no produce efectos adversos. No es un medicamento, por lo tanto no es necesario receta médica ni se vende necesariamente en farmacias. A diferencia de otros tratamientos, puede administrarse durante períodos prolongados de tiempo sin perjudicar al organismo.

 

Podemos administrarlo tanto en perros de razas con especial incidencia de displasia de cadera durante su crecimiento como en perros mayores que ya presentan problemas.

La administración en perros durante el periodo de crecimiento puede comenzarse desde los 3 meses de edad del animal hasta que se complete el periodo de crecimiento (alrededor de los 8 a 10 meses de edad según la raza)

 

Existen varios condroprotectores en el mercado, en Ortopedia canina hemos hecho una selección de los mejores condroprotectores buscando calidad y el mejor precio del mercado.

 

 

Equipo técnico de Ortopedia canina

www.ortopediacanina.com

 


Aceptar
Estamos usando cookies para proporcionarle la mejor experiencia. Si no responde, asumiremos que está de acuerdo.